Pico del nevero

Desde aquí fue un infierno. La espesa niebla no dejaba disfrutar de las suaves líneas del pico del Nevero y si esto no fuera poco, fuertes vientos con rachas de casi km por hora estaban azotando su cumbre. De hecho nos hicieron en mas de una ocasión que pusiéramos las manos en el suelo. Con todos estos impedimentos por fin llegamos al torreón de piedras que se alza sobre su cima. Ahora el objetivo era volver haciendo una ruta completamente circular que a posterior sería un error.

Rutas por la Sierra de Madrid: Pico Nevero (Lozoya)

La idea fue bajar por el arroyo de Peñacabra hasta donde se forma un estrecho barranco al confluir con el arroyo de las Mastrencas del Artiñuelo. Desde aquí y con mucho cuidado tuvimos que subir por una resbaladiza pared hasta llegar de nuevo a una zona arbolada que finalmente desembocaría en una pista forestal. Eso sí a duras penas por mi parte porque lamentablemente tuve una caída 30 minutos antes en una grieta oculta por la nieve que me produjo una fuerte contusión con herida incluida que a posterior requirió 3 puntos de sutura.

Imaginaos caminar los 8 kilómetros restantes sangrando a borbotones y dejando rastros rojos por la nieve… un verdadero martirio. Al menos la mayor parte del camino fue por pista forestal, bastante cómoda y con la nieve amortiguando la contusión.